Rome and the Enemy: Imperial Strategy in the Principate. Por Susan P. Mattern (Reseña)

Bien, aquí tenemos la primera reseña posteada. Mi modelo de exposición en este tipo de entradas al blog será similar al de las reseñas publicadas en revistas especializadas como The Journal of Military History, aunque aquí me ahorraré datos como el ISBN y algún otro detalle. A continuación, detallo la referencia de esta obra:

Rome and the Enemy: Imperial Strategy in the Principate. Por Susan P. Mattern, Berkeley- Los Angeles, Ca: University of California Press, 1999. Notas al pie de página. Bibliografía. Pp. xxii, 259.

Bien, he de admitir que la obra me ha sorprendido gratamente en algunos aspectos, especialmente por su erudición y buen conocimiento de las fuentes literarias grecorromanas. Así, por el lado de la recopilación de evidencia creo que nada se le puede criticar; otra cuestión, muy distinta, sería ya su interpretación. En cuanto a su bibliografía, sin ser un gran experto, me parece la adecuada para la cuestión a tratar aunque siempre podría ser más completa y actualizada.

¿Y qué sostiene la profesora Mattern en esta obra? Nada menos trata de convencer al lector de que los sucesivos emperadores romanos del periodo del Alto Imperio carecían de concepción estratégica – o grand strategy-, tanto para el control de sus dominios como para la defensa de los mismos, en oposición a las tesis que en su día expuso Edward N. Luttwak en su célebre The Grand Strategy of the Roman Empire (Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1976). Para ello, acude a argumentos de tipo reduccionista.

Por ejemplo, la autora considera que el conocimiento geográfico a disposición de los romanos era insuficiente para que pudiese existir una planificación estratégica por parte de los sucesivos emperadores del Principado. La autora extrae esa conclusión a partir de una evidencia que cualquier conocedor de la materia sabe que es incompleta, ya que a día de hoy sólo conocemos directamente una parte de las obras científicas compuestas en la Antigüedad. Cosa, por cierto, que admite hasta la propia autora (pp. 58-60) pero que no le impide sacar esas conclusiones tan, digamos, demasiado osadas.

Por otra parte, resulta erróneo creer que para la confección de planes estratégicos por parte de un gobernante se requiere de disponer de datos estadísticos detallados de cada región y a mapas a reducidísima escala (p. 41), como la autora parece creer tópicamente a imagen y semejanza del OKW de la Segunda Guerra Mundial, el alto mando de la OTAN o el Estado Mayor General soviético durante la Guerra Fría. En definitiva, la autora trata de explicar lo que los anglosajones denominan como policy making sólo a partir de sus estereotipos, llegando a reconocerlo casi abiertamente (ver p. 82). En ocasiones, la autora parece creer incluso que no resulta posible toda planificación estratégica sin que antes los emperadores no cursaran una hipotética asignatura de “Partia Contemporánea” en un – cómico- equivalente romano de la Princeton University (cf. p. 15).

Además, Mattern repite el error que Arthur Eckstein – en su Mediterranean Anarchy, interstate war, and the rise of Rome (Berkeley, Ca: University of California Press, 2006)- criticó de las tesis del War and Imperialism in republican Rome de William V. Harris (Oxford: Clarendon Press, 1979), donde se presenta a Roma como el actor único de la Historia de la Antigüedad, como si Cartago y los reinos helenísticos entonces, o Partia, el rey Decébalo de Dacia y las confederaciones tribales germanas posteriormente, estuviesen predestinados a ser las víctimas inevitables del ardor guerrero y violento “casi biológico” – Harris emplea esta expresión- que los romanos debían llevar escrito en su código genético.

Pero lo que más me ha chocado de esta obra es que la autora, sin justificarlo debidamente, parece anteponer la validez de sus estereotipos aún reconociendo que las políticas ejercidas por Roma durante el periodo del Alto Imperio pueden tener lecturas alternativas. Así, critica – no sin faltarle parte de razón- las tesis de las “fronteras científicas romanas” de Luttwak y otros autores(p. 109), parece dar luego la razón a Luttwak que el fin último de la grand strategy romana es la “disuasión” (deterrence) pero la autora, arbitrariamente, prefiere emplear el término mucho más melodramático pero también confuso de “venganza” (p. 121), donde la malvada Roma maltrataría gratuitamente sus vecinos, cayendo una vez más en el error de considerar al Imperio romano como el único actor en esta historia.

Este mismo error conceptual lleva también a Mattern a concluir de forma reduccionista que, en realidad, los emperadores romanos sólo se conducían únicamente por amor a su prestigio individual (p. 168), que la autora tiende a separar artificialmente del prestigio del Estado romano, siendo éste un elemento esencial para la efectividad – o no- de la disuasión practicada por el Estado romano. Así, Mattern entiende que el prestigio sería un fin en sí mismo y no un medio para la consecución de la política fronteriza romana .

Finalmente y a modo de coda a esta reseña, en una reciente reseña (de Fred S. Naiden en The Journal of Military History, v. 74 nº 4 (2010), pp. 1258-1259) a un capítulo de S.P. Mattern en una obra editada por V.D. Hanson (Makers of Ancient Strategy from the Persian Wars to the Fall of Rome, Princeton, NJ: Princeton University Press, 2010), el recensionista criticaba especialmente el aire de presentismo que invadía alguno de los ensayos, constatable en el caso de Susan Mattern al emplear el término anacrónico de counterinsurgency al tratar sobre el día a día de los legionarios en las provincias. Esta tendencia oportunista de la autora al escribir sobre hechos históricos me ha recordado a una advertencia que Luciano de Samósata , contemporáneo de Marco Aurelio y autor clásico que es de suponer que Mattern conoce, hacía a futuros historiadores (Luciano, Como debe escribirse la historia, LXI [trad. J. Zaragoza Botella, BCG]):

no escribas con la mirada puesta sólo en el presente, para que te alaben y te honren los contemporáneos; aspira más bien a toda la eternidad y escribe pensando en las generaciones venideras y solicita de ellos el salario por tu obra.

Anuncios

Un comentario en “Rome and the Enemy: Imperial Strategy in the Principate. Por Susan P. Mattern (Reseña)

  1. Pingback: Exploratio. Military and Political Intelligence in the Roman World from the Second Punic War to the Battle of Adrianopole. Por N.J.A. Austin y N.B. Rankov (Reseña) « Mi Diario de libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s