The Footnote: A curious history. Por Anthony Grafton (Reseña)

The Footnote: A curious history. Por Anthony Grafton, Cambridge, Ms: Harvard University Press (1999). Notas al pie de página. Pp. xiv, 241.

Esta obra tiene su origen en una conferencia que dió el autor en Berlín en 1994, publicada posteriormente en la prestigiosa revista History and Theory – “The Footnote from De Thou to Ranke”, History and Theory, vol. 33 nº 4 (1994), pp. 53- 76 -, donde se podían hallar, por ejemplo, curiosidades como “la nota al pie más larga” nunca escrita – al menos en Occidente-, honor que corresponde a una obra publicada en 1840 y que tenía, nada más ni nada menos que 165 páginas (!) de extensión.

En esta obra, en cambio, el autor profundiza en esta cuestión que, en la actualidad, entre muchos historiadores profesionales y lectores se tiende a soslayar pues, como el autor observa, hoy en día es común considerar la nota al pie un medio para acreditar que el autor se quiere adherir a tal o cuál corriente historiográfica o bien para mostrar sus crendenciales profesionales, al igual que un médico exhibe los diplomas de sus títulos académicos en las paredes de su despacho. Estas y otras observaciones, fruto de su experiencia en el mundo académico, ya suponen un gran punto a favor de la obra, pues aquí y allá Grafton deja caer auténticas máximas que invitan al lector a la reflexión.

Su modo de exposición es cronológico pero en sentido regresivo, es decir, inicia su exposición desde la actualidad hasta remontarse al Renacimiento y con incursiones a la Edad Media y la Antigüedad, siempre haciendo gala de una vasta erudición. Encontraremos tanto los inicios del célebre historiador Leopold von Ranke como a Edward Gibbon replicando a las críticas por su supuesta falta de erudición en su célebre Decadencia y caída del Imperio Romano, como al filosófo David Hume quejándose – ya en 1776- contra los apéndices de notas al final de los libros y a Jacque- Auguste de Thou quién, en su afán de elaborar la obra de Historia más larga jamás compuesta, a finales del siglo XVI fué capaz de movilizar a gran número de eruditos de toda Europa Occidental para que colaborasen en la obra que estaba entonces compilando.

Así, el autor concluye que el verdadero iniciador de esa herramienta estandarizada y bien vigente en manos de los historiadores de profesión como es la nota al pie fueron, por una parte, el Diccionario Histórico y Crítico de Pierre Bayle; y, por otra, Richard Simon con su historia crítica de la Biblia, pues ambos recurrieron a la cita extensa y continua de sus fuentes con el objeto de replicar a sus muy numerosos críticos, ya sea desde el mundo católico y el protestante, ya sea por contar con lectores que tenían ya muy presentes los postulados de la lógica cartesiana.

Al fin y al cabo, como el autor observa, las notas con referencias a las fuentes y obras consultadas son una vía para que el lector sea capaz de establecer una relación dialéctica con el autor pues el receptor crítico e interesado podrá profundizar, aún sea limitadamente, en el análisis de los argumentos y pruebas aducidos por el autor. Así pues, como concluye el autor, la nota permite al historiador que su texto se convierta en una conversación en lugar de sólo un monólogo.

Anuncios

Un comentario en “The Footnote: A curious history. Por Anthony Grafton (Reseña)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s