The Wages of Destruction: The Making and Breaking of the Nazi Economy. Por Adam Tooze (Reseña)

The Wages of Destruction: The Making and Breaking of the Nazi Economy. Por J. Adam Tooze, Nueva York: Viking (2006). Notas al final del libro. Bibliografía. Pp. xxviii, 802. [Véase otra reseña aquí.]

Con cierto retraso hoy retornamos con una nueva reseña, en esta ocasión dedicada a esta notable obra del profesor Adam Tooze y que, desde su publicación el 2006, se ha convertido prácticamente en obra de referencia para cualquier síntesis actualizada dedicada a la historia del Tercer Reich y la Segunda Guerra Mundial. Un ejemplo lo encontraríamos en The Third Reich at War de Richard J. Evans, obra que en su día reseñamos aquí y que se beneficia ampliamente del trabajo de Tooze.

Actualmente el autor es profesor de Historia Contemporánea de Alemania en Yale y, según se anuncia en su página web personal, este mismo 2012 debería salir publicado por Penguin su último libro, World fit for heroes, dedicado al estudio de las implicaciones geoestratégicas que supuso la declaración de guerra del Kaiserreich alemán a los Estados Unidos de América de Abril de 1917. De acuerdo a mi experiencia con su The Wages of Destruction, sin duda el nuevo trabajo del profesor Tooze no podrá ser otra cosa si no excelente.

La obra a reseñar se divide en tres grandes bloques temáticos dedicados cada uno a revisar, en forma de síntesis aunque tampoco sin dejar de aportar testimonios de archivo relevantes, determinadas percepciones populares o lo que a veces se denomina como sabiduría convencional sobre la naturaleza de la economía del Tercer Reich durante sus doce años de existencia. De este modo, en el primer bloque el autor refuta que la política económica impulsada por los nazis desde 1933 buscase combatir la crisis económica que asolaba el país si no, en cambio, sólo buscaba ejecutar un crecientemente masivo programa de rearme que permitiese que Alemania retornase a la palestra del escenario geostratégico europeo y global, del cuál su derrota en 1918 y el consiguiente Tratado de Versalles en 1919 había sido totalmente desplazada. Como algunos de sus críticos han observado, esta tesis explicativa no es realmente nueva, pues en círculos académicos se manejaba ya desde hacía más de veinte años antes de la publicación del libro, así que Tooze en este primer bloque no deja de divulgar, de modo excelente e inapelable, todo el debate e investigaciones que se han ido publicando al respecto. Por otra parte, asumir esta perspectiva permite comprender mejor la experiencia que tuvieron los alemanes que vivieron este período, permitiendo proceder a un análisis más completo de sus aspiraciones.

El segundo bloque está dedicado a refutar la usual tesis que sostiene que el Tercer Reich, con el objeto de no afectar a la moral de la población civil alemana, no movilizó plenamente todos sus recursos con destino a la producción bélica hasta después de constatarse el fracaso final de la Operación Barbarroja ante las puertas de Moscú en Diciembre de 1941. Y, consecuentemente, también pasa a refutar el supuesto milagro en la producción de armamento que se habría producido, desde 1942, de la mano de Albert Speer. Como bien argumenta y documenta el autor, ya durante el período 1939- 1941, el Tercer Reich impulsó en la medida de sus posibilidades contínuos incrementos en la producción de armamento aunque sus prioridades variaron de acuerdo a la situación concreta de cada momento: de este modo, durante la primera mitad de 1940 se priorizó la producción de municiones, decisión tomada en vista a la prevista ofensiva contra Occidente y ejecutada en la primavera de 1940; en cambio, durante el período anterior al inicio de la invasión de la Unión Soviética en Junio de 1941, se priorizó la producción de armamento destinado a equipar al Heer para la Blitzkrieg prevista por Hitler y su alto mando contra la URSS, dejándose en segundo plano la producción de aviones de combate. Y, en consecuencia, el autor también refuta que fuese Speer quién, de un mes para otro, fuese el artífice del incremento aún mayor y abogando, en cambio, por una interpretación del período 1939- 1945 como un período caracterizado, generalmente, por su continuidad en lo que su política económica se refiere mientras que, a la vez, se identifican las adaptaciones antes las diversas situaciones coyunturales que se presentaron durante la guerra hasta el colapso final del Tercer Reich de 1944- 1945, dejando además de lado tesis interpretativas como que Alemania adecuó su economía de guerra al modelo de la Blitzkrieg como sostuvo Allan Milward o, en cambio, que esta se caracterizase por su ineficacacia e improvisación como ha sostenido especialmente Richard Overy.

Alguna de las tesis generales del autor, sin duda, también tienen un notorio carácter revisionista contra algunas de las tesis puntales que, comunmente, se dan por sentadas sobre la Historia del siglo XX. Por ejemplo, el autor destaca una y otra vez, a lo largo de toda la obra, la inferioridad económica de Alemania respecto a los Estados Unidos ya desde finales del siglo XIX, hecho ya constatado por las mismas élites alemanas y el mismo Adolf Hitler desde la década de 1920. Como observa el autor, un tanto anacrónicamente como el mismo autor admite, el bienestar de los alemanes del momento se equipararía al de países como Túnez o Irán en la actualidad. De este modo, debe comprenderse que el gran afán nazi durante su período en el poder fué, primero, poder equipararse a los Estados Unidos en lo que a niveles de consumo civil y producción agrícola e industrial se refiere mediante la adquisición del llamado Lebensraum en Europa Oriental, siendo el prerrequisito para esta expansión precisamente el programa de rearmamento ejecutado durante la década de 1930. Del mismo modo, esta idea será el elemento central de la grand strategy del Tercer Reich, desde el Holocausto Judío hasta el programa de colonización de Polonia, desde la decisión de invadir la URSS, tomada con el objeto de poder disponer de sus recursos antes de que los Estados Unidos estuviesen totalmente listos para entrar en guerra, hasta la misma decisión para declararles la guerra el 11- XII- 1941.

Otro de los tópicos a revisar lo encontramos en la típica equiparación de la economía de guerra nazi con su homóloga soviética. Como desgrana el autor a lo largo de la obra, si bien el papel del Estado fué dominante en sectores de la industria alemana como la aviación, en la mayoría de casos se limitó a dirigir iniciativas a las que sus proveedores privados se adaptaban lo mejor posible y con el objeto de obtener el mayor beneficio empresarial posible, colaborando de forma crecientemente entusiasta con los órganos rectores del Estado nazi. Este modelo, desde luego, es difícilmente comparable a la economía planificada y centralizada que caracterizó al régimen estalinista. Y, a título de ejemplo ilustrativo del caso, baste citar el ejemplo del discurso de Hitler ante la patronal industrial alemana del 26 de Junio de 1944, donde el Führer reivindicó ante su audiencia las bondades de la libre empresa y de la iniciativa privada, eso sí, una vez alcanzada la victoria final (ver pp. 635-636). Desde luego, un discurso de esta naturaleza sería impensable en la boca de Josef Stalin.

En definitiva, la presente obra resulta imprescindible para todo aquel interesado en profundizar intensamente en la Historia del Tercer Reich y de la Segunda Guerra Mundial, además de ser referencia obligada para cualquier trabajo de síntesis que quiera estar actualizado.

Anuncios

16 comentarios en “The Wages of Destruction: The Making and Breaking of the Nazi Economy. Por Adam Tooze (Reseña)

  1. Buena reseña. A mi me sorprendió que en aquella época Alemania tuviese un nivel de vida comparable al de Túnez o Irán. Tenía la impresión de que la Alemania guillermina era un país bastante más próspero, donde los trabajadores tenían algunos privilegios que todavía no habían aparecido en Francia o Reino Unido.

    Saludos.

  2. Pingback: Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East. Por David Stahel (Reseña) | Mi Diario de libros

  3. Pingback: El futuro es un país extraño. Una reflexión sobre la crisis de comienzos del siglo XXI. Por Josep Fontana (Reseña) | Mi Diario de libros

  4. Pingback: Los salarios de la destrucción: formación y destrucción de la economía nazi (reseña)

  5. Pingback: Kiev 1941: Hitler’s Battle for Supremacy in the East. Por David Stahel (Reseña) | Mi Diario de libros

  6. Cordial saludo. Interesante reseña, gracias por compartirla. Me surgen ciertas inquietudes. Soy economista y estoy consultando sobre el manejo de las politicas macroeconomicas de Alemania durante la segunda guerra mundial, me gustaria conocer datos estadisticos, politicas industriales, respecto a la eficiencia y la competitividad (el paradigma economico aleman de la época). ¿Podría el libro Wages of destruction ayudarme a encontrar datos sobre la economía alemana?

    • Gracias por tus alentadoras palabras 🙂

      Respecto al libro de A. Tooze, pues efectivamente también incluye un apéndice estadístico dedicado, especialmente, a la producción de acero y armamento. Por otra parte, a lo largo de libro se aporta un gran número de datos que estimo que puedan ser de tu interés y que, precisamente, cuestionarán algunos de los mitos sobre la cacareada eficiencia alemana.

      Saludos y gracias por comentar.

  7. Muchisimas gracias. De seguro continuarè leyendo lo que escriba. Comprarè el libro, me parece interesante lo de desmitificar lo que era la economìa alemana de esa epoca.

  8. Pingback: The Great Disorder: Politics, Economics, and Society in the German Inflation 1914-1924. Por Gerald Feldman (Reseña) | Mi Diario de libros

  9. Pingback: The Third Reich in Power. Por Richard J. Evans (Reseña) | Mi Diario de libros

  10. Pingback: The End: Germany, 1944-1945. Por Ian Kershaw (Reseña) | Mi Diario de libros

  11. Pingback: The Blitzkrieg Legend: The 1940 Campaign in the West. Por Karl-Heinz Frieser (Reseña) | Mi Diario de libros

  12. Pingback: The Deluge. Por Adam Tooze (Reseña) | Mi Diario de libros

  13. Pingback: Detrás del mito. Panzer, los años de las victorias. Por José Antonio Peñas Artero (Reseña) | Mi Diario de libros

  14. Pingback: Britain’s War Machine. Por David Edgerton (Reseña) | Mi Diario de libros

  15. Pingback: ¿Por qué los alemanes? ¿Por qué los judíos? Las causas del Holocausto. Por Götz Aly (Reseña) | Mi Diario de libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s