Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East. Por David Stahel (Reseña)

– Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East. Por David Stahel, Cambridge: Cambridge University Press, Cambridge Military Histories (2010, 2ª edición). Notas al pie de página. Bibliografía. Pp. xvi, 483.

Hoy retornamos con una nueva reseña, en esta ocasión dedicada al reciente trabajo de David Stahel, neozelandés de nacimiento aunque australiano de adopción,  y que es la edición publicada el 2009 de su tesis doctoral, titulada “And the World Held its Breath. The July/August 1941 Crisis of Army Group Centre and the Failure of Operation Barbarossa” y leída en la Universidad Humboldt de Berlín el 2007, siendo actualmente profesor no numerario en la School of Humanities and Social Sciences de la University of New South Wales en Canberra (Australia).

En la presente obra el autor estudió los preparativos para la Operación “Barabarroja”, la invasión nazi de la URSS, además de la dirección y desarrollo de las operaciones militares por parte del Heeresgruppe “Centro”, grupo de ejércitos comandado por el mariscal de campo Fedor von Bock y que comprendía el grueso del potencial ofensivo de la Wehrmacht en verano de 1941, pues incluía dos grandes agrupaciones blindadas, los Panzergruppe 2. y 3., además de hasta tres ejércitos, los Armee 9., 4. y 2., sumándose entre todos más de un millón de tropas. Para ello, el autor se ha beneficiado tanto de testimonios documentales de archivo de los BA-MA de Friburgo como editados, como puede ser el Diario de Guerra – KTB, en sus siglas en alemán- del OKW o el Diarios personal de Franz Halder – jefe del estado mayor del OKH- y del mismo von Bock, además de innumerables testimonios de diarios personales y Memorias publicados a lo largo de los años y, por supuesto, de los KTB de cuarteles generales de los Panzerkorps que componían los PzG 2. y 3., entre otros; y, por supuesto, del famoso volumen IV de Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg editado y publicado por la Militärgeschichtliches Forschungsamt en 1983. Esto conlleva que su enfoque de la campaña de verano de 1941 se haga desde la perspectiva alemana aunque intente ofrecer la perspectiva soviética utilizando, esencialmente, bibliografía en inglés como el notable libro de Evan Mawdsley o los trabajos del coronel David Glantz.

Este amplio abanico de testimonios han permitido al autor concluir, por una parte, que la planificación de “Barbarroja” estuvo lejos de constituir un ejemplo de profesionalismo por parte de Halder y el resto del alto mando alemán, mereciendo mención aparte el desastroso trabajo del Fremde Heere Ost. De la lectura de los documentos relevantes, es constatable como se despreció sistemáticamente toda evidencia desfavorable, infravalorando tanto las dificultades logísticas que representaba la red de transporte soviética como la capacidad de movilización y de combate del Ejército Rojo, circunstancias ambas que, en perspectiva, convertían “Barbarroja” en un ejemplo de wishful thinking (ver especialmente su valoración en pp. 51-54). Por otra parte, también estudia como se fue produciendo el proceso de toma de decisiones, tanto por Hitler como en los cuarteles generales del HG “Centro” y de los ejércitos subordinados a éste y el papel de Halder para intentar que prevaleciese su objetivo operacional favorito, Moscú, por encima del vacilante afán de Hitler para priorizar la conquista de Leningrado y de Ucrania, la cuenca del Donetz y el Cáucaso, opción esta que fue la que acabó prevaleciendo en agosto de 1941 tras constarar Hitler que la posibilidad de una rápida victoria decisiva en el Ostfront se había desvanecido ya. A este respecto, este modelo interpretativo propuesto por el profesor D. Stahel ha recibido alguna crítica, concretamente del profesor E. Mawdsley (ver reseña en The English Historical Review, vol. 125 nº 514, pp. 773-776. 2010), señalando la existencia de una contradicción inherente que el autor posiblemente ha sido incapaz de lidiar adecuadamente en su exposición: o bien la Operación “Barbarroja” estaba predestinada al fracaso antes incluso del inicio de la invasión el 22 de junio de 1941, o bien existió la posibilidad de alcanzar un resultado decisivo contra la URSS durante las primeras semanas de julio de 1941 y antes de las contraofensivas soviéticas ejecutadas en el sector de Smolensko y, especialmente, contra el saliente de Yel’nya.

Otro aspecto relevante lo encontramos en la integración, dentro del mismo relato de las operaciones, la naturaleza deliberadamente criminal de la invasión nazi, tanto en la ejecución de la Komissarbefehl como en la negligencia, casi deliberada, que condujo a que millones de prisioneros de guerra pereciesen meses más tarde, como en el conocimiento previo que tenían los mandos del Heer de la naturaleza genocida de los designios del Tercer Reich en los territorios conquistados. Por otra parte, el autor contrasta con testimonios de archivo la versión de los hechos que Heinz Guderian, entonces jefe del 2. PzG, presentó en sus Memorias publicadas en 1952 y poniéndose de relieve tanto algunos de sus errores en la dirección de las operaciones, su choque de egos contra Günther von Kluge, jefe del 4. Armee y durante algunas semanas su superior directo; y, finalmente, su ambiguo papel en la decisión de final por priorizar la conquista de Kiev en agosto de 1941, valiéndole la animadversión tanto de Halder como de von Bock.

Por otra parte, sólo puede reseñarse algún punto cuestionable de este excelente trabajo de investigación. Concretamente, el autor al evaluar los ejercicios de wargaming que dirigió Friedrich Paulus durante el mes de diciembre de 1940, parece caer en el mito de considerar al futuro comandante del 6. Armee que capitularía tiempo después en Stalingrado como una persona de carácter dócil y poco dado a tomar decisiones arriesgadas (pp. 59-60), punto que resulta cuanto menos discutible. Baste recordar que su dirección de las operaciones durane la batalla de aproximación a Stalingrado distó de ser poco arriesgada, como evidenciaría el vertiginoso avance del XIV. PzKorps hacia el Volga; y su papel, entonces subordinado al mariscal de campo Erich von Manstein, durante las jornadas decisivas de noviembre y diciembre de 1942 está siendo sometido a una profunda revisión. Como observación, debe añadirse que el autor no hace un uso adecuado de The Wages of Destruction de A. Tooze que, si bien aparece en la bibliografía y referenciado en alguna nota, no se aprecia que le dé un uso provechoso.

Por último, desde el punto de vista formal la edición es excelente. Si bien el apéndice bibliográfico contiene algunas erratas,  este pequeño defecto se ve ampliamente compensado por la excelente colección de mapas operacionales, basados en los modelos editados años atrás por D. Glantz sobre la batalla de Smolensko, destacando estos por su detalle, claridad y pulcritud y sirviendo como guinda para este excelente estudio, que ha constituido el primero de una prometedora serie dedicada a reconstruir las campañas de 1941 en el Ostfront: Kiev 1941: Hitler’s Battle for Supremacy in the East (Cambridge, 2012); el recientemente publicado Operation Typhoon: Hitler’s March on Moscow (Cambridge, 2013); y un cuarto volumen pendiente aún de publicación y que se titulará Moscow 1941: Hitler’s Battle for the Soviet Capital.

Anuncios

7 comentarios en “Operation Barbarossa and Germany’s Defeat in the East. Por David Stahel (Reseña)

  1. Pingback: The Bloody Triangle: The Defeat of Soviet Armor in the Ukraine, June 1941. Por Victor J. Kamenir (reseña) | Mi Diario de libros

  2. Pingback: Kiev 1941: Hitler’s Battle for Supremacy in the East. Por David Stahel (Reseña) | Mi Diario de libros

  3. Pingback: Strategy and Power in Russia, 1600-1914. Por William C. Fuller, Jr. (Reseña) | Mi Diario de libros

  4. Pingback: Command Culture: Officer Education in the U.S. Army and the German Armed Forces, 1901-1940, and the Consequences for World War II. Por Jörg Muth (Reseña) | Mi Diario de libros

  5. Pingback: The Blitzkrieg Legend: The 1940 Campaign in the West. Por Karl-Heinz Frieser (Reseña) | Mi Diario de libros

  6. Pingback: Detrás del mito. Panzer, los años de las victorias. Por José Antonio Peñas Artero (Reseña) | Mi Diario de libros

  7. Pingback: Memorias. Por Bernard Montgomery (Reseña) | Mi Diario de libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s