Shattered Sword: The Untold Story of the Battle of Midway. Por Jonathan Parshall y Anthony Tully (Reseña)

– Shattered Sword: The Untold Story of the Battle of Midway. Por Jonathan B. Parshall y Anthony P. Tully, Washington DC: Potomac Books (2007). Notas al final del libro. Bibliografía. Pp. xxvi, 613.

Cuatro minutos. Aviones japoneses dispuestos sobre las cubiertas de los portaaviones del almirante Nagumo. El avión de reconocimiento del Tone que se retrasó en su despegue. Comandantes y oficiales japoneses tan valerosos como poco imaginativos, en contraste con los prevenidos y muy audaces estadounidenses. Bombarderos en picado SBD Dauntless lanzándose contra los portaaviones y soltando sus mortíferas bombas de quinientas y de mil libras. Derribados por docenas los torpederos estadounidenses TBD Devastator, siendo comparados por un historiador (HANSON, 2004: 381) en una sobredosis de verborrea:

como conducir una camioneta Ford por el carril derecho de una autopista, con la parte de atrás y los asientos cargados de dinamita, mientras otros vehículos mucho más rápidos te disparan con ametralladora al tiempo que te adelantan.

Son muchos los elementos que han conformado el mito creado alrededor de la famosa batalla aeronaval de Midway, librada el 4 de junio de 1942 y considerada generalmente como una de las batallas decisivas de la Historia. Sin lugar a dudas, la famosa película Midway (1976), protagonizada por superestrellas del momento como Henry Fonda y Charlton Heston, contribuyó a consolidar el relato casi mítico sobre dicha batalla aeronaval que, en casos como el del antes citado historiador Victor Davis Hanson, ha servido para sostener la superioridad de la iniciativa individual anglosajona contra los supuestamente dóciles, crueles y serviles japoneses. Como ya observamos tiempo atrás, dichos tópicos beben en parte de la propaganda bélica antijaponesa y, a su vez, de los tradicionales tópicos occidentales sobre las sociedades asiáticas.

Midway

Famous Four Minutes de R.G. Smith, donde el artista reconstituye el relato de los cuatro minutos que, supuestamente, cambiaron el curso de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico.

Afortunadamente, los autores de Shattered Sword ofrecen un magnífico trabajo que desmonta en lo fundamental el relato tradicional de la batalla de Midway. Resulta especialmente llamativo constatar que la obra de Fuchida Mitsuo, publicada en Japón el 1951 y traducida al inglés el 1955, ha constituido la piedra de toque de este relato en Occidente. Con un tono marcadamente autojustificativo al ser un protagonista de los hechos, Fuchida hizo recaer el peso de la responsabilidad de la derrota japonesa sobre los hombros del comandante de la Primera Fuerza Móvil de la Flota Combinada japonesa, el entonces vicealmirante Nagumo C., para así distanciar el reparto de responsabilidades por la derrota existente en el Japón de posguerra lejos de la camarilla existente en la Marina Imperial japonesa alrededor de la figura del almirante Yamamoto I., sin lugar a dudas el responsable del gigantesco fiasco que fue su plan para intentar atraer y destruir a los últimos portaaviones de la Flota del Pacífico estadounidense. Este obvio inconveniente no resultó un obstáculo para que sirviese para dar lustre al relato tradicional, justificándolo con una fuente que se alegaba como de primera mano y del otro bando. En este sentido, resulta interesante también constatar que dicha obra lleva desacreditada entre la historiografía japonesa desde la década de 1980; un caso manifiesto del habitual vicio entre la historiografía académica anglosajona a desconocer de los trabajos que no se publican en inglés aunque, afortunadamente, no es el caso de los autores de este magnífico libro.

Uno de los tópicos en los que se suele incidir es, por ejemplo, en la relativa superioridad tecnológica de los japoneses respecto a los estadounidenses en esta fase la guerra. Si bien eso es cierto tanto en sus aviones como en su armamento, esta cacareada superioridad resulta más que dudosa al comparar los portaaviones. Aunque los de ambos bandos pudiesen ser aparentemente similares, existían diferencias que en Midway se demostraron determinantes. Los estadounidenses contaban, por una parte, con sistemas de detección por radar, equipo entonces inexistente en los buques japoneses. Pero, como inciden los autores, en esa fatídica jornada el elemento decisivo que marcó la diferencia fueron los sistemas de control de incendios. Mientras que en los portaaviones japoneses estos eran primitivos, sin ser concebidos a modo de ser redundantes  en el caso de sufrir grandes daños y viéndose inmediatamente desbordados por los impactos de las bombas estadounidenses, en el caso de los buques estadounidenses sí eran concebidos de modo redundante de modo que, como mostró el caso del Yorktown que, aunque acabó yéndose a pique, estos se mostraron suficientemente eficaces para superar y encajar un volumen de daños muy superior al que recibieron algunos de los portaaviones japoneses; el Akagi, por ejemplo, sólo fue impactado directamente por una bomba mientras otra cayó lo suficientemente cerca para dañar su timón. Por el contrario, donde los japoneses sí se mostraban entonces notablemente superiores era en su empleo operacional de la Primera Fuerza Móvil, siendo capaces de usar cada uno de sus portaaviones de forma cohesionada e integrada una misma fuerza operativa, permitiendo usar sus respectivos escuadrones de ataque de acuerdo a criterios que priorizaban tanto la flexibilidad táctica como la concentración de su potencia de fuego. En contraste, los escuadrones aeronavales estadounidenses sólo estaban capacitados a actuar coordinadamente en el marco del grupo aéreo de su propio buque, sin ser capaces de integrarse en una misma formación de ataque con los grupos aéreos del resto de portaaviones, Este hecho explica porque los japoneses eran capaces de lanzar devastadores ataques con bombarderos y torpederos contra sus enemigos mientras que, en contraste, cada escuadrón estadounidense trató en Midway de localizar y atacar a la flota japonesa por su cuenta, dándose el caso de escuadrones enteros de la USN que cayeron en el mar al agotar su combustible sin haber llegado a contactar con el enemigo: éste fue el destino de la mitad de los aparatos del grupo aéreo del Hornet.

A pesar de todo, la Marina Imperial japonesa sufrió una clamorosa derrota a manos de la marina estadounidense aunque los autores se muestran críticos en considerar Midway como el turning point de la guerra en el Pacífico. En especial, subrayan que la auténtica sangría de aparatos y, sobretodo, pilotos bien instruidos y fogueados no fue en Midway si no durante la larga y costosa batalla de desgaste que se libró por el control de Guadalcanal desde agosto de 1942 hasta febrero de 1943.

Tesis como esta son las que, sin lugar a dudas, han mejorado considerablemente el conocimiento disponible, al menos para la historiografía occidental, sobre el desarrollo de las operaciones en el Pacífico en 1942. Y, por supuesto, es el motivo por el cuál este trabajo resulta altamente recomendable para cualquier lector interesado en profundizar en este período de la Segunda Guerra Mundial.

Bibliografía citada: – HANSON (2004). Victor Davis Hanson, Matanza y cultura. Batallas decisivas en el auge de la civilización occidental, México D.F.: Fondo de Cultura Económica (2004). Pp. 545.[Traducción de Amado Diéguez Rodríguez.]

Coda: Esta es la primera reseña que subo al blog tras un prolongado lapso de tiempo causado por toda una serie de radicales transformaciones que han tenido lugar en mi vida, como la liquidación del negocio que tenía y mi compromiso con un prometedor proyecto político que pueda abrir las puertas a una revolución democrática tanto en Cataluña como en España. Mi intención es retomar con regularidad la publicación de reseñas en el blog estas próximas semanas o, al menos, escribir y publicar las reseñas de las lecturas que he ido finalizando estos últimos meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s