Aquellos hombres grises. El Batallón 101 y la Solución Final en Polonia. Por Christopher R. Browning (Reseña)

Aquellos hombres grises. El Batallón 101 y la Solución Final en Polonia. Por Christopher R. Browning, traducción de Montse Batista, Barcelona: Edhasa (2011 2ª edición). Notas al final de cada capítulo. Pp. 426.

Publicada originalmente el año 1992, esta importante obra traspasó las barreras del debate académico sobre el Holocausto Judío cuando fue objeto de la visceral crítica vertida por Daniel J. Goldhagen en el libro que éste publicó el 1996, Los verdugos voluntarios de Hitler, por considerar que la metodología de Christopher Browning resultaba defectuosa para comprender las dinámicas que condujeron que, durante la Segunda Guerra Mundial, personas que a priori podría considerarse que responderían a perfiles de individuos indiferentes al nazismo sirviesen como perpetradores del exterminio de decenas de millares de judíos en Polonia entre 1942 y 1943.

La cara amable de la camaradería. Miembros del 101º Batallón celebrando las Navidades de 1940. (Fuente, U.S. Holocaust Memorial Museum, #47433.)

La cara amable de la camaradería. Miembros del 101º Batallón celebrando las Navidades de 1940. (Fuente: U.S. Holocaust Memorial Museum, #47433.)

Más concretamente, el autor se centra en el caso del 101º Batallón de Policía de la Reserva, unidad que habría participado en el asesinato de la tan extraordinaria como escalofriante cifra de 83.000 personas (p. 268). El motivo por el que esta unidad pena particular mereció la atención de este estudio es fruto de la investigación y proceso judicial al que fueron sometidos 210 de sus veteranos entre 1962 y 1972 por parte de las autoridades alemanas en Hamburgo. Durante el transcurso del la investigación criminal se procedió a interrogar a todas estas personas que dieron como resultado que quedasen registradas en las actas al experiencia vital de todas estas personas, resultando especialmente valiosos para los intereses de la investigación histórica 125 de estos expedientes. A título informativo, el proceso judicial de las autoridades judiciales alemanas que culminó en 1972 resultó en que sólo cinco de los catorce imputados fuesen condenados a penas de prisión; en 1948 el comandante del batallón y un policía habían sido condenados a muerte tras ser extraditados a Polonia, mientras que un oficial y un suboficial fueron condenados a penas de prisión. Las circunstancias del proceso culminado en 1972 contrasta con el resultado del juicio contra los responsables del campo de concentración de Mauthausen casi veinticinco años atrás.

A grandes rasgos, el autor concluye que el marco donde debe comprenderse la actuación de los cerca de quinientos reservistas de la Policía del Orden – Ordnungspolizei u Orpo- que formaron parte del 101º Batallón en lo que el autor denomina como los procedimientos normalizados (p. 299), es decir, el proceso por el cuál entre el 80 y el 90% de los integrantes del batallón se prestó a participar en el asesinato de cientos de personas inocentes e indefensas. Este modelo analítico que debe muchas referencias al War without Mercy de John Dower y los trabajos de Hannah Arendt y que propone el autor se compondría, por una parte, de elementos de carácter ideológico, donde el discurso antisemita eliminador consustancial del discurso hegemónico nazi daba una justificación casi moral para la comisión de dichos crímenes; es en este extremo donde el autor compartiría, hasta cierto punto, las tesis de la obra de Daniel Goldhagen antes mencionada y que en otro momento podremos discutir aquí. En cambio, donde el autor sitúa la mayor carga explicativa en este caso concreto se encuentra en los modelos explicativos, fruto de los sucesivos trabajos de campo y experimentación por parte de psicólogos sociales, que inciden en la fuerza que tiene la presión de grupo para alinear a sus integrantes dentro del código de conducta que se asume como el correcto dentro del mundo social que este conforma. Y actuar al margen de este código de conducta representa al final acabar desplazado del mismo, siendo objeto de las burlas cuando no de la indiferencia de los camaradas.

Este último argumento debe diferenciarse claramente del argumento clásico pero descartado por la historiografía de estos últimos cuarenta años que sostenía que la sumisión a los órdenes criminales era fruto del terror a las posibles represalias, cosa refutada del todo por el hecho que no existe ningún caso debidamente documentado de un funcionario, soldado u oficial alemán que sufriese represalia de carácter disciplinario por negarse a acatar las órdenes de naturaleza notoriamente criminal; al contrario, existen abundantes casos bien documentados donde estas conductas nunca recibieron ningún castigo que fuese más allá de reprimendas verbales o carreras militares con destinos militares menos prestigiosos. Sin duda, estos son condicionantes negativos a nivel de sus relaciones sociales o sus ambiciones personales pero no, desde luego, para su seguridad física.

La otra cara de la camaredería. Soldados alemanes posando junto a un rebino humillado públicamente en el gueto de Luków, posiblemente durante su desalojo en diciembre de 1942. (Fuente: Yad Vashem, 1602/458.)

La otra cara de la camaradería. Un soldado alemán posando junto a un rebino humillado públicamente en el gueto de Luków, posiblemente durante su desalojo en diciembre de 1942. (Fuente: Yad Vashem, 1602/458.)

En definitiva, Aquellos hombres grises ha servido como referente teórico para muchos investigadores dedicados al estudio del Holocausto Judío y los crímenes del Tercer Reich, siendo una muestra reciente el Soldados del Tercer Reich de Sönke Neitzel y Harald Welzer. Y, por supuesto, altamente recomendado para cualquier lector interesado en la cuestión.

Anuncios

3 comentarios en “Aquellos hombres grises. El Batallón 101 y la Solución Final en Polonia. Por Christopher R. Browning (Reseña)

  1. Pingback: Los verdugos voluntarios de Hitler. Los alemanes corrientes y el Holocausto. Por Daniel J. Goldhagen (Reseña) | Mi Diario de libros

  2. Pingback: Hitler’s Jewish Soldiers. Por Bryan Mark Rigg (Reseña) | Mi Diario de libros

  3. Pingback: La destrucción de los judíos europeos. Por Raul Hilberg (Reseña) | Mi Diario de libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s