Hitler’s Jewish Soldiers. Por Bryan Mark Rigg (Reseña)

Hitler’s Jewish Soldiers: The untold story of Nazi Racial Laws and men of Jewish Descent. Por Bryan Mark Rigg, Lawrence, Ks: University Press of Kansas, Modern War Studies (2002). Fuentes y bibliografía. Notas al final del libro. Pp. xxiv, 433.

Debe reconocerse que este verano me ha resultado muy provechoso para adelantar montones de lecturas que tenía pendientes sobre el Holocausto Judío y el negacionismo que tenía pendientes desde hace años, siendo el caso más notorio esta obra que tenía acumulando polvo en la estantería desde hace cinco años. Por fortuna, su reciente lectura no ha resultado nada decepcionante y podemos afirmar que su buena reputación se la merece con creces. Vale la pena observar que es de las pocas obras de la editorial University Press of Kansas que ha llegado a traducirse al castellano, en este caso por Inédita el año 2008 con el título La tragedia de los soldados judíos de Hitler.

El objeto de la obra es la reconstrucción del marco legal y de la experiencia de los alemanes de ascendencia judía y que, según la legislación segregacionista del Tercer Reich, eran descrito como híbridos o Mischlinge y que acabaron sirviendo en las filas de la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial y que el autor cifra entre los 107.000 y los 190.000 hombres. Éste emprendió su proyecto de investigación en 1996, resultando en un formidable registro de unas cuatrocientas entrevistas a ancianos veteranos de la Wehrmacht que, además, le permitió acceder a una gran cantidad de documentación personal que hasta entonces, ya por pertenecer a fondos privados o por las restricciones legales que existen sobre su uso en el los Archivos Federales alemanes (Bundesarchiv), especialmente cuando se trata de expedientes personales.

Fotografía del Mischlinge Werner Goldberg. Esta foto fue oublicada por el Berliner Tagleblatt en 1939 descrito como «el soldado alemán ideal». También es la imagen que aparece en la portada del libro. (Fuente: Wikimedia Commons.)

Fotografía del Mischlinge Werner Goldberg. Esta foto fue oublicada por el Berliner Tagleblatt en 1939 descrito como «el soldado alemán ideal». También es la imagen que aparece en la portada del libro. (Fuente: Wikimedia Commons.)

La obra resulta de enorme interés especialmente por el formidable conjunto de testimonios orales y escritos que recopiló el autor, permitiendo mejorar considerablemente el conocimiento sobre esta cuestión que, antes de la publicación de esta monografía, apenas había suscitado interés entre la historiografía especializada en los crímenes del Tercer Reich y el Holocausto Judío. Por otra parte, el autor logra trasladar la sensación desconcierto y decepción al que se vieron sumergidos cientos de miles de alemanes que, por la obra y capricho de los dirigentes nazis y otros funcionarios, veían drásticamente restringidos sus derechos más elementales de ciudadanía paralela aunque atenuada a la muerte social a la que se vieron abocados los judíos alemanes antes que, desde de 1941, se empezase a ejecutar su exterminio. Destino este último al que también los Mischlinge se hubiesen visto abocados en el hipotético caso de una Alemania nazi que hubiese sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial.

Debe observarse que la obra adolece de algunas inconsistencias, especialmente a la hora de valorar en papel institucional de la Wehrmacht en la aplicación de la política racial nazi. Si bien es cierto que formalmente las fuerzas armadas aplicaron a rajatabla la legislación vigente, el autor parece dar a entender que la mayoría de oficiales lo veían con desagrado y en medida de sus posibilidades ayudaron a sus compañeros de armas amenazados por la expulsión o la degradación. Desgraciadamente, tal percepción puede resultar sesgada si no se tiene también en cuenta que la mayoría de testimonios son orales, es decir, de casos más o menos exitosos de Mischlinge que lograron sobrevivir a la guerra y la persecución nazi. El autor se muestra relativamente cauteloso a la hora de obtener una gran conclusión de su investigación en esta cuestión aunque sí observa, con acierto, que esto nos muestra como de arbitrario y a veces caótico podía ser el proceso de toma de decisiones en el Tercer Reich y, especialmente, por Adolf Hitler. Por otra parte, el autor no recoge tampoco los antecedentes de legislación segregacionista que los alemanes aplicaron en la colonia de África Occidental entre 1884 y 1914 y que se correspondería con la actual Namibia. Resulta oportuno señalar esta cuestión porque, ya en paralelo a la investigación emprendida por el autor, algunos investigadores empezaban a difundir sus resultados pero también debe señalarse que, en honor a la verdad, la historiografía especializada contemporánea (véase el caso de Raul Hilberg) aún entonces no lo reflejaba en sus trabajos.

En definitiva, el libro de Bryan Mark Rigg resulta un gran trabajo de investigación que merecería que tuviese continuidad en el futuro, sobretodo a medida que se amplíe el acceso a los archivos personales depositados en los Bundesarchiv.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s