El Sometent a la Catalunya medieval. Por Flocel Sabaté (Reseña)

El Sometent a la Catalunya medieval. Por Flocel Sabaté i Curull, Barcelona: Rafael Dalmau Editor, Col·lecció Bofarull 12 (2007). Notas al final del libro. Pp. 173.

Retornamos con una nueva reseña dedicada a este obrita del profesor Flocel Sabaté, uno de los medievalistas mejor considerados actualmente en Cataluña. En la presente obra se ofrece una completa exposición sobre la naturaleza histórica de la institución del somatén durante la Baja Edad Media empleando, fundamentalmente, testimonios documentales de archivo generada entre los siglo XIV y XV. A partir de ahí el profesor Sabaté construye un relato que se aleja en buena medida de algunos tópicos a los que a veces se repiten sobre esta institución a raíz, sobretodo, por el uso que dieron a esta tanto la dictadura de Primo de Rivera como la de Francisco Franco durante el siglo XX.

Uno de los tópicos que suelen replicarse en la actualidad se refiere al derecho a la posesión de armas por parte de particulares. Si bien es cierto que las normativas entonces vigentes obligaban a mantener a todos los vecinos de un municipio determinado panoplia y armamento ofensivo en estado de uso, la realidad era que también se limitaba el derecho a empuñarlas fuera de la vía pública a cuando  se acudía a participar a una llamada al so metent con el objeto a perseguir a un malhechor o criminal prófugo. Pero parece que los vecinos de entonces no eran precisamente demasiado celosos en lo que se refiere a guardar armas en su hogar, pues también existía un régimen sancionador que imponía onerosas multas a quiénes se mostraban negligentes en la tenencia de armas, hecho que nos indica que la posesión de armas no era precisamente una práctica muy popular – al menos en centros urbanos- en aquel momento más que nada por resultar muy onerosa para la mayoría de vecinos.

Actualmente, esta es la icona de referencia que tiene la inmensa mayoría de gente sobre el derecho a tener armas por particulqares. En cambio, en el periodo bajomedieval era una práctica bastante impopular. Charlton Heston en una conferencia de la Asociación Nacional del Rife estadounidense en 2002. (Fuente: NAR.)

Actualmente, esta es la icona de referencia que tiene la inmensa mayoría de gente sobre la tenencia de armas por particulares. En cambio, en el periodo bajomedieval esta era una práctica bastante impopular y estrictamente regulado por las autoridades. Charlton Heston en una conferencia de la Asociación Nacional del Rifle estadounidense en 2002. (Fuente: NAR.)

Por otra parte, a veces se ha querido equiparar esta institución con la nación en armas de los Estados-Nación del periodo contemporáneo, siendo esta también una asimilación muy artificiosa si se observa el caso concreto bajomedieval. En la Corona de Aragón la práctica más similar sería la del princeps namque, donde el monarca tenía derecho a invocar a los habitantes del país a tomar las armas para defender el reino. Pero, como se suele decir, del dicho al hecho hay un trecho y la realidad era que a finales del siglo XIV lo más habitual era ausentarse, siendo también cierto en el caso del somatén. Si bien es cierto que se trataba de una invocación a la responsabilidad colectiva para la persecución del delito común, en la realidad sociopolítica catalana de la Baja Edad Media era una baza a manos de las élites para librar sus luchas de bandosidades, cuestión de fondo que siempre aparece en todos los procesos políticos del momento como el famoso Compromiso de Caspe de 1412. De este modo, las más de la veces la invocación al so metent servía a intereses particulares y la respuesta más habitual era el absentismo apelando a todo tipo de razones y excusas. De este modo y de forma paradójica, a los participantes en estas partidas con objeto de perseguir a criminales en fuga se les solía dar licencia para saquear en los bienes de aquellos que ofreciesen cobijo a los individuos perseguidos que, en un contexto de fuerte confrontación, no siempre resultaba muy claro por qué crímenes se les perseguía.

En definitiva, el profesor Sabaté ofrece una interesante, sugerente y muy recomendable exposición sobre la convulsa realidad sociopolítica en los territorios de la Cataluña bajomedieval que, frecuentemente, el público general sólo conoce de un modo muy distorsionado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s