Memorias: Defeat into Victory. Por William Slim (Reseña)

Defeat into Victory. Por William Joseph Slim, Londres: Pan Books (2009). Edición de Pan Military Classics. Pp. xii, 660.

IWM SE 1228

Uno de los hitos sorprendentes sobre la campaña de Birmania de 1942-1945 fue el uso abundante de tanques que hicieron tanto aliados como japoneses. En la foto, Sherman del 19th Lancers en combate en Arakan durante la primavera de 1945. (Fuente: IWM SE 1228.)

Este libro sólo puedo describirlo con una palabra: sorprendente. ¿Por qué? Intentaremos explicarlo.

En primer lugar, resulta sorprendente el contraste de las Memorias de Slim con las de Montgomery pues allá donde el primero se muestra discreto y generoso en compartir sus méritos con sus subordinados el segundo, en cambio, se preocupa más por autojustificarse y mostrarse orgulloso de sus logros, compitiendo y pugnando para mantener su reputación. Obviamente, el estilo de Slim resulta más sugerente y su relato sobre su dirección de las operaciones del Burma Corps y luego del 14th Army en Birmania y la India entre 1942 y 1945 se enriquece por ello.

Optimised by Greg Smith

Derrota. Destrucción del campo petrolífero de Yenangyaung ante el avance japonés, abril de 1942. (Fuente: IWM K 2204.)

La obra también resulta sorprendente porque versa sobre un teatro de operaciones muy poco conocido, especialmente entre el público de lengua castellana. Prácticamente la única referencia que podría tener éste sería la conocida película Objetivo Birmania (1950) protagonizada por Errol Flynn. Y, precisamente, la imagen que podría tener de la guerra en esa región, consistente en golpes de mano e incursiones, podría ser parcial y por lo tanto también alejada de la realidad. Birmania fue para las potencias aliadas occidentales un teatro secundario y posiblemente por eso hasta 1945 no lograron obtener éxitos sustanciales. Es por ello que el mérito de Slim, quién asumió el mando del Burma Corps en pleno repliegue ante el imparable avance japonés de la primavera de 1942 para, tras varios varios años de lenta y constante acumulación de recursos e instrucción de las tropas bajo su mando, logró derrotar la ofensiva japonesa de marzo de 1944 contra Imphal y luego desbordar completamente a los diversos ejércitos japoneses destacados en Birmania en la ofensiva iniciada en enero de 1945.

Slim IWM SE 3497

Victoria. Tripulación británica de un tanque Lee exhibiendo una bandera japonesa capturada al sur de Mandalay, 20 de marzo de 1945. (Fuente: IWM K 3497.)

Para comprender el alcance de este hito debe comprenderse que cuando las tropas del IV Corps forzaban el paso del río Irrawaddy en Pakkoku en enero de 1945 en su avance contra Meiktila en la retaguardia japonesa al sur de Mandalay, las tropas esencialmente indias habían efectuado un avance de 500 kilómetros a través de montañas y junglas; y eso sólo desde el punto de partida en Tamu que, a su vez, se encontraba a otros 300 kilómetros de distancia hasta la línea férrea más cercana en Dimapur, ya en la India. Anteriormente, ante retos logísticos de este calado los alemanes habían fracasado en la Unión Soviética y en el desierto norteafricano en 1941-1942 y también habían fracasado los más prestigiosos comandantes y ejércitos angloamericanos en Occidente en otoño de 1944. En cambio, tanto el equipo de oficiales británicos encabezado por Slim como el Indian Army lograron superar las dificultades logísticas a base de duro trabajo organizativo, ingenio para superar las dificultades aparentemente insuperables, constante instrucción y paciente acumulación de recursos, especialmente aviones de transporte que permitiesen abastecer las columnas de avance.

Slim IWM IND 4058

Logística. En Birmania el principal vehículo motorizado fueron los todoterrenos Jeep de fabricación estadounidense, mejor adaptados para los caminos de tierra, los únicos entonces existentes en Birmania. En la foto, columna de abastecimiento de la 5th Indian Division en Tiddim. (Fuente: IWM IND 4058.)

Un avance que también de forma sorprendente estuvo protagonizado, además de por infantería a pie batiendo la jungla birmana, también por significativas formaciones blindadas y mecanizadas complementadas por un audaz uso de tropas aerotransportadas. En contraste, el número de operaciones anfibias en este teatro fue relativamente escaso a raíz de la escasez de medios anfibios, dedicados a los teatros del Pacífico y europeo entre 1943 y 1945, contándose así sólo con algunos desembarcos en la costa de Arakan y, sobretodo, por el asalto anfibio y aerotransportado contra Rangún de principios de mayo de 1945. Aún así, el 14th Army desplegó tal superioridad operacional contra el Ejército japonés en 1945 que lo arrolló completamente aunque aún los japoneses opusieran, una y otra vez, su habitual resistencia feroz y eficaz a nivel táctico.

Slim IWM CBI 53293

Slim no pierde oportunidad en sus memorias para alabar a las tropas chinas que sirvieron bajo sus órdenes. En la foto tanquistas chinos posando con sus tanques M3 Stuart, 1945. (Fuente: IWM CBI 53293.)

Slim IWM SE 8365

El Imperio Británico en armas. En la foto, paracaidistas gurkha dispuestos a entrar en acción, primavera de 1945. (Fuente: IWM SE 8365.)

Slim IWM SE 1884

El Imperio Británico en armas. Soldados africanos de la 11th East African Division en Kalewa durante el cruce del río Chindwin, diciembre de 1944. (Fuente: IWM SE 1884.)

Finalmente, debe observarse que el autor se demuestra un sagaz observador de la realidad política y sociocultural de la India pues, no en balde, había servido durante largos años como oficial en el Indian Army. En este sentido, muestra en sus memorias una empatía hacia las tropas indias, chinas y africanas que combatieron a sus órdenes que no resulta muy frecuente entre los historiadores occidentales. Esta empatía hacia sus subordinados iba acompañada de una resolución  poco observable entre otros comandantes de la Segunda Guerra Mundial. Baste con reseñar un episodio que no aparece recogido en las memorias de Slim, posiblemente porque él no debía tener ya necesidad cuando publicó sus memorias a finales de la década de 1950 de acrecentar su reputación a costa de otros.

Dicho episodio consistió en que, tras la liberación de Rangún y ya se iniciaba la planificación para proseguir con nuevas operaciones como desembarcar en Malasia y liberar Singapur, el autor de las memorias fue destituido por sir Oliver Leese que entonces era su superior directo al frente de las tropas terrestres del South-East Asia Command (ALFSEA) y, posiblemente, con la aquiescencia de lord Luis Mountbatten,  comandante del South-East Asia Command e interesado en situar a un oficial más afín y menos independiente. Pero mientras Leese ya se disponía en situar a sus afines al frente del 14th Army, Slim se negó a tirar la toalla y saltándose toda la cadena de mando apeló directamente a Alan Brooke, jefe del Estado Mayor británico quién como describe de forma memorable Raymond Callahan (CALLAHAN, 2007: 233) “had also paid enough attention to the Burma campaign to know who had won it”. Mountbatten, al verse puesto en evidencia, ordenó a Leese restituir a Slim al frente del 14th Army aduciendo que se había tratado solamente de un malentendido. Obviamente tal excusa no resultó nada convincente y, a los pocos días, llegó desde Londres la fulminante orden de destituir a Leese y nombrar como sucesor… a William Slim. Un episodio tan espectacular como infrecuente que nos indica que el personaje gozaba de un carácter excepcional, cosa que también se refleja en sus memorias.

Slim IWM IND 4691

Una combinación de elitismo aristocrático y sobriedad. En la foto y de izquierda a derecha, lord Luis Mountbatten, William Slim y sir Oliver Leese. El primero era primo de la reina de Inglaterra y el tercero había sido oficial en los Foot Guards. El contraste era más que obvio con un oficial del Indian Army y con menos distinción social pero sí con más talento y determinación. (Fuente: IWM IND 4691.)

Bibliografía referenciada:

CALLAHAN, 2007: Raymond Callahan, Churchill and his Generals, Lawrence, Ks: University Press of Kansas (2007).

 

Anuncios

2 comentarios en “Memorias: Defeat into Victory. Por William Slim (Reseña)

  1. Pingback: Churchill and his Generals. Por Raymond Callahan (Reseña) | Mi Diario de libros

  2. Pingback: Dogface Soldier: The Life of General Lucian K. Truscott, Jr. Por Wilson Heefner (Reseña) | Mi Diario de libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s